Consejos para acostumbrarse a los Audífonos

En ocasiones, acostumbrase al uso de los audífonos es un proceso largo. Hay diversos factores, como el psicológico o el emocional, que desempeñan un papel importante en dicho proceso.

Te damos algunos consejos para que este proceso de acostumbrarte a los audífonos sea lo más corto y fácil posible.


Audífono

Artículos del Blog del Centro Auditivo Estaire

Acostumbrarse a los Audífonos

Además hay otras situaciones, como la extrañeza ante el uso de audífonos durante los primeros días, que están presentes en todos los usuarios. Se trata de algo normal, ya que la adaptación requiere de un tiempo hasta que se lleve a cabo, y algo que le ocurre a todos los usuarios de audífonos durante los primeros días.

No obstante, he aquí varios consejos que pueden poner en práctica las personas que utilicen audífonos para acostumbrase a ellos con la mayor rapidez posible.

Audífonos

Comenzar con un uso gradual de los audífonos

Se sugiere comenzar con un uso gradual de los audífonos. Esto quiere decir que se debe empezar a usar los audífonos en entornos más tranquilos, como por ejemplo en una casa o en conversaciones cara a cara con amigos o familiares.

Posteriormente, se recomienda el uso gradual en situaciones donde pueda haber más ruido o más bullicio. Y eso hasta que se terminen usando durante todo el día. De este modo, el usuario se va habituando a los diversos sonidos y diferencias de volumen a las que están expuestas las situaciones cotidianas.


Acostumbrarse si aparecen las primeras molestias

En ocasiones, sobre todo durante los primeros días de uso de los audífonos, se pueden experimentar picores, molestias e incluso pequeñas irritaciones. Esto es normal porque se trata de un objeto nuevo que entra a formar parte del día a día. No obstante, es importante aguantar y no quitárselo de la oreja. ¿Por qué? Porque de esta manera, el usuario de los audífonos se va a ir acostumbrando a estos dispositivos y, con el paso del tiempo, será un elemento tan natural que ya no le molestará en ningún momento. Los picores, las molestias y las pequeñas irritaciones desaparecerán, pero hay que hacer un esfuerzo al principio hasta llegar a la adaptación.


Comenzar con el volumen bajo

Cuando una persona utiliza audífonos por primera vez, es normal que al principio piense que el volumen de los audífonos está demasiado alto. Esto se debe a que escucha sonidos que antes ni siquiera percibía. Una solución para ayudar al proceso de adaptación pasa por ajustar el volumen, comenzando por el más bajo y aumentándolo gradualmente hasta establecerlo en el adecuado para cada paciente.


Acudir a un experto en audición

Hay que comentar con el experto en audición como Centro Auditivo Estaire, todas las sensaciones que se experimenten con los audífonos. Al comentar este tipo de situaciones, se pueden corregir estos dispositivos y realizar cualquier pequeño ajuste. Por ejemplo, si hay sonidos que se escuchan muy graves o muy agudos, si hay otros que se escuchan con más cercanía o lejanía respecto a la distancia real... De esta manera, se logrará una precisión que beneficiará enormemente al usuario de los audífonos, puesto que se personalizarán los ajustes de estos dispositivos que mejor se adecúen a él o a ella. Es decir, que un seguimiento especializado de los audífonos es importante por el bien de este proceso.


Comentar tus sensaciones previas con el experto

Al igual que se recomienda comentar con un profesional las sensaciones posteriores al uso de los audífonos, también se puede hablar de las sensaciones previas. ¿Por qué? Porque se trata de un proceso psicológico. De modo que al dialogar con un experto en salud auditiva, o incluso con un psicólogo, sobre esta situación se puede ayudar a encauzarla.


No comparar con el uso de otros dispositivos como las gafas

No se puede comparar unos audífonos con unas gafas, aunque ambos sirvan para corregir una deficiencia (ya sea auditiva o visual), el proceso de adaptación no es igual. Es muy importante tener esto en cuenta porque, mientras que con las gafas se nota la mejoría de manera inmediata, con los audífonos se requiere un tiempo para habituarse. El tiempo para acostumbrase puede variar en función de diversos aspectos, como de la persona o del grado de deficiencia auditiva que padezca. Pero, en cualquier caso, hay que ser consciente de antemano de que se va a llevar a cabo un proceso de adaptación; y para que este proceso sea más rápido hay que estar mentalizado con el fin de que no afecte psicológicamente al usuario.


Compartir tus experiencias y sensaciones

Existen algunas asociaciones para personas sordas o con deficiencias auditivas en las que se pueden compartir este tipo de experiencias. Si el proceso de adaptación a los audífonos es más largo de lo deseado, es recomendable acercarse a una de estas asociaciones para sentirse más arropado y recibir consejos de otras personas que utilicen audífonos. Con apoyo, las cosas siempre salen mejor.

En cualquier caso, hay que tener muy en cuenta que lo más importante de la fase de adaptación a los audífonos es que se trata de un proceso paulatino. No se va a conseguir en un solo día, sino que se pueden tardar varias semanas hasta habituarse a ellos. Sin embargo, la clave está en concienciarse de esta realidad y en seguir los consejos relacionados con los audífonos que se acaban de enumerar para que el proceso sea más rápido.