Hábitos del día a día para cuidar tu Salud Auditiva

La audición es una parte muy importante de la capacidad que tiene el ser humano para comunicarse con los demás por lo tanto debemos cuidarla con suma atención todos los días.

Te lo contamos en este artículo.


Enfermedades del oído

Artículos del Blog del Centro Auditivo Estaire

Cuidar tu Salud Auditiva para no perder Capacidad Auditiva

Con el paso de los años, es inevitable que perdamos capacidad auditiva, aunque lo que sí que podemos hacer es minimizar los daños que puedan afectar directamente a nuestro oído.

Por tanto, para que la sordera o la deficiencia auditiva no sea un obstáculo al que tengamos que enfrentarnos en el futuro, es importante llevar a cabo unos hábitos que velen por nuestra salud auditiva.

Dichos hábitos para cuidar la Salud Auditiva se deben hacer de manera cotidiana y, a ser posible, desde pequeños.


Hábitos para cuidar la Salud Auditiva

Por tanto, no esperes más y sigue los siguientes consejos relacionados con la salud auditiva. Tus oídos te lo agradecerán.


Cuida la higiene de tus oídos

Para una buena salud auditiva, es muy importante una buena higiene. Limpia tus oídos con cierta frecuencia y hazlo siempre de una manera correcta.


No introducir nada en el oído

No metas dentro del canal auditivo ningún objeto que no esté especialmente pensado para este fin. Tampoco utilices bastoncillos para limpiar tu oído interno. Podrías introducirlos demasiado profundo en el canal auditivo y, por tanto, llegar hasta el tímpano. Si esto sucediese, podrías lastimarlo e incluso dañar la membrana, lo cual se traduciría inmediatamente en un serio problema de audición e incluso en una sordera.


Cuidar el oído interno

No utilizar líquidos no adecuados para limpiar el oído

Tampoco utilices soluciones salinas ni agua oxigenada en el propio oído, porque no son sustancias pensadas especialmente para dicho fin.


Evitar ruidos demasiado altos

La salud auditiva va directamente relacionada con los factores externos a la que la acostumbremos. De este modo, debes evitar fuentes de sonido bastante elevadas, como por ejemplo la televisión a un volumen muy alto. Es mejor habituarte a un volumen medio para que el oído se exponga a condiciones normales.


No permanecer cerca de fuentes de ruido demasiado tiempo

No permanezcas demasiado tiempo junto a una fuente de sonido muy elevada. Algunos de los lugares más habituales que responden a estas características son las discotecas o las salas de conciertos, pero también en tu propia casa puedes tener altavoces.


Evitar locales con mucho ruido de manera prolongada

Acostumbrarse a hablar bajo

Si en tu casa hay muchos gritos, por ejemplo porque tienes niños pequeños, debes poner una serie de normas para evitar que esto se convierta en algo habitual y merme tu audición. El cómo hacerlo ya depende de ti y de la psicología que utilices, pero premiar los silencios y castigar los gritos puede ser una buena opción.


Consejos si se taponan los oídos

Si cada vez que viajas en avión se te taponan los oídos y te duelen, puedes aplicar algunos consejos sencillos para que esto no suceda. Por ejemplo mascar un chicle y, si no tienes, basta con que realices el mismo movimiento con la mandíbula como si tuvieras una goma de mascar. Este remedio sirve para contrarrestar la presión y, por tanto, evitar dolores de oído.


Secarse bien los oídos después del baño

Después de cada baño (ya sea en una piscina o en una bañera) sécate bien los oídos. Esto evitará humedades dentro del canal auditivo y la aparición de hongos, lo cual resulta esencial para la salud auditiva.


Utiliza tapones para nadar

Utiliza tapones de oídos para nadar en una piscina, esto previene la entrada de agua en el interior de tu canal auditivo, así como otras sustancias como el cloro o cualquier agente de suciedad.


Utiliza tapones adecuados

Los tapones de oído que utilices, deben estar siempre homologados. Y, a ser posible, que estén hechos con un material flexible, hipoalergénico y ligero.


Tapones adecuados

Riesgos en el trabajo

Si tu profesión es un trabajo que podría catalogarse de riesgo para tu audición, probablemente necesites llevar puestos tapones para oídos con el fin de minimizar los daños. Por ejemplo, si manipulas taladradoras o si te dedicas a la música necesitarás una protección auditiva; especialmente en este último caso porque vives de tu propia audición. Además, existen diversos tipos de tapones, algunos pensados específicamente para las situaciones de riesgo en las que estás sujeto a un nivel de decibelios demasiado elevado y de manera constante.


Evita las enfermedades del oído

Ten cuidado con las enfermedades relacionadas con los oídos, existen muchas y hay que prevenirlas para no dañar la salud auditiva a corto ni a medio plazo. Las más habituales son las otitis, es decir las inflamaciones de oído, pero existen otras muchas como el tinnitus, la enfermedad de Ménière o el barotrauma.


Realiza consultas auditivas

Realiza consultas auditivas con cierta periodicidad, sobre todo a medida que vas envejeciendo, aunque independientemente de que oigas bien o mal. El mejor consejo sobre la salud auditiva solo te lo puede dar un experto médico y esto ayudará a detectar enfermedades o pérdidas de audición a la mayor brevedad posible. Y ya se sabe que detectar cualquier mal a tiempo es clave para su posterior solución.