Principales Causas de la Sordera

Te contamos cuales son las Principales Causas de la Sordera. Con este artículo pretendemos que conozcas las causas de la sordera y así puedas evitarlas con el objeto de prevenir la sordera o Pérdida de Capacidad Auditiva.

Te lo contamos en este artículo.


Causas de la Sordera

Artículos del Blog del Centro Auditivo Estaire

La Sordera o Pérdida de Capacidad Auditiva

La Pérdida de la Capacidad Auditiva es una limitación comunicativa que afecta a una gran parte de la población. Dicha sordera, o pérdida de audición, se puede producir por motivos muy diversos. Si quieres evitar esta situación, lo mejor es que conozcas de primera mano las principales causas de la sordera con el fin de prevenirla a tiempo, o al menos evitar que la situación se agrave más de lo debido. He aquí un listado con algunas de las causas de la sordera más comunes entre la población.


El cerumen generado por el oído

Una de las causas de la sordera más habituales tiene su origen en un elemento tan simple como el cerumen. Cuando el oído produce una cantidad de cerumen excesiva, ésta tiende a empujarla hacia el interior del oído. Como consecuencia, se genera un taponamiento en el interior del propio oído que puede afectar a la audición. Por tanto, esta es una de las causas de la sordera más habituales en la población y que además tiene una de las soluciones más sencillas: mantener una buena higiene y, en el caso de que a pesar de ello se produzca dicho taponamiento por culpa del cerumen, la solución pasa por acudir lo antes posible a un médico especializado para que lo extraiga adecuadamente.


Higiene del oído

Otra de las causas de la sordera relacionadas con la higiene tiene que ver con el polvo. Aquellas personas que tienden a trabajar o a convivir con un ambiente lleno de polvo, como por ejemplo los mineros o los albañiles, son más propensos a sufrir una pérdida parcial de la audición porque dicho polvo se introduce en el interior del conducto auditivo y puede dañar los órganos. En este punto, la higiene auditiva se presenta como un requisito imprescindible.


Exposición a ruidos fuertes

Sin duda alguna, de entre todas las causas de la sordera que puedan existir, la más habitual tiene que ver con la exposición a ruidos fuertes. Por tanto, debes evitar exponerte a fuentes de sonido elevadas, como por ejemplo los altavoces o los megáfonos, o acudir con frecuencia a discotecas o a conciertos de música con volumen elevado. Estar sometido a dichos ruidos de manera ocasional no tiene por qué afectar a la calidad auditiva, sin embargo, cuando se realiza de manera habitual, el oído se somete a demasiado riesgo y las probabilidades de quedarse sordo van en aumento. Al mismo tiempo, situaciones cotidianas como subir el volumen de la televisión, hablar muy alto o incluso recibir gritos cerca del oído (quizá más común si hay niños pequeños cerca) puede mermar la audición.


Otitis o inflamación del oído

Pero las causas de la sordera también guardan una relación con la salud auditiva. Si una persona sufre de inflamaciones del oído, es decir de otitis, de manera constante, será más propensa a padecer sordera a medio o a largo plazo. La mejor forma de evitar esta situación pasa por un buen cuidado de los oídos y hablarlo detenidamente con un otorrino si las otitis persisten.


Perforación del Tímpano

Ten cuidado con tu tímpano, porque una perforación del tímpano o un desgarro del mismo supone otra de las causas de la sordera. ¿Cómo puede llegar a producirse esta situación? Por ejemplo, si te limpias el oído pero no lo haces con los medios adecuados, véase un bastoncillo que lo introduces demasiado profundo en el interior del oído, o incluso si recibes un golpe fuerte como una bofetada. Unos buenos hábitos de higiene se presentan como algo esencial para prevenir males mayores; además, una protección adecuada cuando puedas estar expuesto a diversos golpes, véase la práctica de un deporte como el boxeo o las artes marciales, es indispensable para evitar lesiones auditivas (y no solo relacionadas con el oído).


Infecciones del oído interno

Una infección, obstrucción o lesión en la trompa de Eustaquio también puede tener consecuencias muy graves y incluso representar otra de las causas de la sordera. La función de esta estructura interna consiste en compensar la presión del aire dentro del oído medio. Si esto no sucede, los dolores fuertes solo serán la antesala de la sordera.


La rinitis

La rinitis es una inflamación que también está muy relacionada con la presión. Si cuando varía la presión atmosférica te duelen los oídos, por ejemplo si buceas o si te subes a un avión a lo alto de una montaña, debes acudir cuando antes a un médico especialista. La rinitis puede mermar la capacidad auditiva y sus consecuencias serán más graves cuanto más tiempo perdure dicha inflamación.


Otras causas de la sordera menos comunes

También podríamos enumerar otras causas de la sordera aunque sean menos comunes, pero que también están presentes. Por ejemplo, la exostosis, que es un crecimiento excesivo del tejido óseo en el conducto auditivo.

Estas son las causas de la sordera más habituales. De modo que si sientes cualquiera de estos síntomas y/o notas que estás perdiendo la capacidad auditiva, no dejes pasar la situación y acude cuanto antes a un médico especialista. Es muy importante que cuides de tu audición desde joven porque sus consecuencias pueden ser irreversibles.