Limpieza de oídos, pasos a seguir

Hacer una correcta limpieza de oídos es muy importante para mejorar tu Salud Auditiva. En Centro Auditivo Estaire, hemos recopilado los pasos más importantes que debes seguir.

En nuestro Centro Auditivo en Madrid estaremos encantados de responderte personalmente a más preguntas que puedas tener y además de hacerte las pruebas necesarias para detectar a tiempo cualquier problema que puedas tener.


Limpieza de oídos

Artículos del Blog del Centro Auditivo Estaire

Pasos a seguir para la limpieza de oídos

Te mostramos los pasos que hay que seguir para realizar una correcta Limpieza de Oídos.


La limpieza de oídos es una tarea esencial para la Salud Auditiva

La higiene auditiva es muy importante para evitar cualquier infección e incluso una deficiencia auditiva como por ejemplo la sordera. Por tanto, una buena limpieza de oídos se muestra como una tarea tan esencial como minuciosa. Debes llevar a cabo un proceso de limpieza de oídos siempre de manera habitual y seguir cada uno de sus pasos de manera correcta, de este modo no solo tendrás una buena higiene en los oídos, sino que prevendrás infecciones, enfermedades y deficiencias auditivas que pueden terminar en sordera.


¿Cómo realizar una buena limpieza de oídos?

La pregunta es: ¿sabes cómo llevar a cabo una correcta limpieza de oídos? Aunque esté extendida la idea contraria, bajo ningún concepto debes utilizar bastoncillos y también se recomienda que no viertas agua oxigenada ni otras soluciones que no estén especialmente pensadas para la limpieza de oídos. Sin embargo, he aquí una serie de pasos que debes seguir para hacerlo bien y, al mismo tiempo, para velar por tu salud auditiva a corto y a medio plazo.


1.- Asegurarse de que no hay infección en el oído

Antes de empezar con la limpieza de oídos, asegúrate de que no tienes ninguna infección de oído. Si padeces cualquier molestia o dolor debes consultárselo previamente a tu médico especialista ya que, en el caso de que sea así, el proceso de limpieza de oídos será totalmente distinto y personalizado para cada situación. Así que ten mucho cuidado y, antes de nada, estate seguro de que tus oídos están sanos. Los síntomas más habituales de la infección de oído suelen girar en torno al dolor de oídos persistente, al drenaje amarillo o verde de los mismos o a un zumbido constante en su interior. Por tanto, si notas alguno de estos síntomas, acude a un médico antes de limpiarte por ti mismo los oídos.


2.- Solución de Peróxido de Carbamida

2. Para la limpieza de oídos se recomienda una solución de peróxido de carbamida, la cual podrás comprar en cualquier farmacia. Si no tienes este producto a mano, también tienes la posibilidad de elaborar tú mismo un remedio casero y crear esta mezcla. Para ello necesitas una cucharada de solución de peróxido de hidrógeno, otra de aceite mineral y otra de glicerina.


3.- Correcta posición del oído

Para la correcta limpieza de oídos inclina la cabeza 90 grados hacia un lado, el oído que vayas a limpiar siempre debe estar posicionado hacia arriba. De este modo permites que la solución se extienda a lo largo de todo el canal auditivo y puedes limpiar bien el oído porque se va propagando por su interior. Por cuestiones de higiene, puedes dejar previamente unas toallas secas para que absorban el exceso de solución.


4.- Utiliza un aplicador

Se recomienda que utilices un aplicador para verter dicha solución en el interior de tus oídos, pero este elemento es opcional. En el caso de no contar con uno, bastaría con que vertieses el peróxido directamente en tu oído, pero asegurándote de que lo introduces poco a poco y siempre en cantidades muy pequeñas para no saturar el oído.


5.- Esperar unos minutos

Una vez que tengas la solución dentro del canal auditivo, debes esperar unos minutos para que ésta actúe. Para una correcta limpieza de oídos, se recomienda que pasen entre 5 y 10 minutos, el tiempo que puede transcurrir desde que viertes la solución de peróxido en tu oído hasta que dejas de escuchar el burbujeo de la misma.


6.- Sacar el líquido del oído

A continuación debes drenar el líquido ladeando la cabeza hacia el oído que has limpiado. Por cuestiones de higiene se recomienda que lo hagas sobre una toalla seca o un recipiente líquido, o incluso que coloques un algodón en el exterior del oído para que atrape la solución.


7.- Limpiar con agua tibia

El siguiente paso de la limpieza de oídos consiste en limpiar los oídos, pero en este caso con agua para aclararlos y enjuagarlos bien. Dicha agua, además de estar limpia, debe estar tibia, porque en el caso de estar fría o caliente podría resultar agresiva para el propio oído. Puedes utilizar una pera de goma para echar un chorro y que éste penetre en el canal auditivo. Normalmente, suelen salir trozos de cerumen u otros elementos sucios, por lo cual es recomendable que estés preparado para esta situación.


8.- Secar los oídos

Por último, y para completar el proceso de limpieza de oídos, debes secar los oídos. Para ello basta con que cojas una toalla seca y la coloques alrededor de la oreja. Ladea la cabeza hacia un lado y así drenará el agua que se haya acumulado en el interior del oído. Repite este proceso en cada uno de los dos oídos y así evitarás posibles humedades que creen hongos.


Este proceso de limpieza de oídos debes tomarlo por costumbre, ya que esta es la única manera efectiva de poder combatir cualquier mal o molestia que pueda surgir a corto o medio plazo. Por tanto, sigue estos pasos para llevar a cabo una correcta limpieza de oídos y poder disfrutar así de una gran calidad y de una salud auditiva. Tus oídos te lo agradecerán.