Oír bien para Conducir Seguro

Para conducir con seguridad es importante oír y escuchar bien. Los problemas de audición pueden significar que también puedas tener problemas al conducir. Por lo tanto, es importante hacer todo lo posible para poder oír bien y con claridad.


Oír bien es importante para conducir

Artículos del Blog del Centro Auditivo Estaire

Conducir con los cinco sentidos

Cuando una persona conduce debe tener todos los sentidos muy agudizados. Al margen de otros factores, como por ejemplo estar totalmente despierto, mostrar una atención total, ofrecer una respuesta inmediata con los reflejos o gozar de una buena visión... hay otro factor muy importante del que quizá se hable menos. Nos referimos a tener una buena audición. Los estímulos sonoros cumplen un papel importante durante la conducción.


Una buena audición es importante para conducir

Una buena audición es vital a la hora de conducir. En cualquier test psicotécnico, ya sea el previo a sacar el permiso de conducir por primera vez o para renovarlo, los médicos facultativos realizan una prueba para evaluar la capacidad auditiva de los pacientes y solamente pasan el test aquellos con una buena audición. Pero, ¿por qué es tan importante tener buena audición para conducir? Para entender mejor esta situación, quizá sea más efectivo presentar una serie de casos prácticos en los que un conductor necesite de una buena audición para garantizar su seguridad, así como la de los pasajeros, los integrantes de otros vehículos y los peatones.


Escuchar las sirenas

Durante la conducción, la persona que maneja el vehículo está expuesta a muchos ruidos y sonidos que pueden afectar su situación, como por ejemplo una sirena. Los sonidos de las sirenas los emiten ambulancias, los vehículos de policía o los camiones de bomberos cuando se ha producido alguna emergencia. En ese caso, tienen prioridad de circulación sobre el resto de vehículos. Para alertar de dicha situación avisan con un ruido y, si el conductor no lo escucha, no podrá dejarlos pasar; lo cual crearía una situación caótica como retrasar la urgencia, un posible atasco o incluso un accidente. Por tanto, una buena audición es clave para que el tráfico mantenga su ritmo y sus preferencias.


Escuchar las sirenas de ambulancias y policía

Escuchar un claxon para evitar un accidente

El sonido de un claxon también es un elemento acústico. Todos los vehículos llevan incorporado un claxon y éste solo debe tocarse para alertar a otra persona de un posible peligro. Por ejemplo, para prevenir un accidente o una colisión. Si el resto de factores que influyen en la conducción no han sido capaces de percibir esa situación, solo queda depender de las habilidades auditivas. En otras palabras, una buena audición puede evitar que se produzca una circunstancia que se pueda lamentar más tarde.

Pero estas no son las únicas señales acústicas que pueden influir en la conducción, sino que existe una cantidad de sonidos muy presentes en el día a día de un conductor. Solo por nombrar ciertas situaciones cuya reacción acertada dependen de una buena audición, indicaremos los semáforos que emiten una señal sonora o los policías que dan indicaciones con un silbato o incluso que se comunican con los conductores hablando. Si el conductor no goza de una buena audición, la capacidad de reacción ante dichos estímulos puede ser nefasta.


El oído también es importante para los peatones

Y al margen de que el conductor debe tener una buena audición, la misma máxima se aplica a los peatones. Los viandantes que caminen por la calle o que crucen una carretera deben tener igual de agudizado este sentido. Uno de los ejemplos más habituales es el de los semáforos que emiten una señal sonora que se va acelerando cuando se está acabando el tiempo para que el peatón cruce el paso de cebra. Pero se pueden nombrar muchos más, como el mismo caso del claxon que se toca para alertar de un peligro inminente, como un atropello. Si el peatón tiene una buena audición, también tendrá una capacidad de reacción y de respuesta mayor, es decir que la seguridad será mejor. Dentro de esta misma categoría también se podrían incluir otros casos sonoros para evitar un peligro, como por ejemplo un grito de otro peatón para alertar de un peligro.


Escuchar los coches al cruzar la calle

Reaccionar ante el peligro

Quizá muchos piensen que una buena audición no es importante a la hora de conducir, pero deberían reflexionar tras leer este artículo. Está claro que una buena audición no es el factor más importante para conducir con unas condiciones de seguridad mínimas, pero al igual que cualquier otro, sí que cumple un papel destacado para evitar contratiempos mayores. La capacidad de reacción ante un peligro se traduce en seguridad, por tanto una buena audición es sinónimo de ello.


Reaccionar de una manera rápida y efectiva

En cualquier caso, el consejo más importante que se le puede dar a un conductor es que esté preparado para poder reaccionar ante cualquier estímulo de manera rápida y efectiva. Y como dentro de esos estímulos se encuentra la capacidad auditiva, se recomienda gozar de una buena audición. Para conseguir esto último los conductores pueden someterse a diversas pruebas auditivas en su centro auditivo de confianza o acudir a su médico especialista de manera periódica y, en el caso de notar una merma de sus capacidades, consultarlo de manera inmediata para poder corregir o frenar ese problema a la mayor brevedad posible. Cualquier solución que un médico especialista pueda brinda al conductor para que éste goce de una buena audición, será una garantía más para que conduzca con total seguridad.