Tapones en el oído para los niños en natación

La salud auditiva es algo por lo que se debe velar desde pequeños, precisamente porque esta es la etapa de la vida en la que todos somos más propensos a contraer infecciones y enfermedades. En el caso del deporte, éste es un valor que siempre se debe tener muy presente, y quizá aún más en el caso concreto de la natación ya que el agua puede entrañar ciertos peligros para la audición ante los que conviene cierta protección. El agua, y toda la suciedad que incluye, puede penetrar directamente en el canal auditivo del oído y eso puede resultar perjudicial para la salud auditiva.

Te lo contamos en este artículo.


Tapones a medida para nadar

Artículos del Blog del Centro Auditivo Estaire

Los tapones protección para el oído

Los adultos deben protegerse ante estas situaciones, pero quizá mucho más los más pequeños dada su alta vulnerabilidad. ¿Y cómo puede hacerlo? Con unos tapones para los oídos pueden conseguir una solución sencilla a la par que práctica. Por tanto, si un niño practica natación es muy recomendable que lleve puestos tapones de oído, pero también es muy importante que siga unas pautas antes de colocárselos.

Es importante tanto la conservación de los tapones de oído como su adecuada colocación y extracción. Si cada uno de estos pasos se realiza correctamente, se puede evitar que el agua o la suciedad acumulada en esta pase al interior del canal auditivo y, como consecuencia, se minimizan las posibilidades de padecer una infección, como por ejemplo la otitis.

Además, una correcta colocación de los tapones de oído que se caracterice por la suavidad y la comodidad también reduce cualquier futuro e hipotético problema de audición o sordera. Cualquier cuidado es poco y los otorrinos especialistas lo tienen muy claro; los tapones de oídos son necesarios para protegerse ante cualquier problema futuro. Por ese motivo recomiendan seguir los siguientes pasos, especialmente a todos los niños, relacionados con los tapones de oído a la hora de practicar natación. Estas son las pautas más detalladas que se deben seguir a la hora de conservar, colocar y retirar los tapones de oídos:


Conservación de los tapones de oído

La conservación de los tapones de oído es de vital importancia para evitar infecciones en el interior de éste. Por ese motivo es muy importante que siempre que manipulemos los tapones de oído tengamos las manos y los dedos limpios; de lo contrario, cualquier partícula de suciedad es propensa a introducirse dentro del canal auditivo.

Además, el estuche de conservación debe encontrarse en unas condiciones de salubridad e higiene absolutas. Si los tapones de oído están sucios, hay que limpiarlos inmediatamente y siempre antes de colocarlos en el canal auditivo. Y, si los tapones de oído están deteriorados, por ejemplo si les falta algún trozo, hay que sustituirlos por otros nuevos, ya que no solo habrán terminado de cumplir su función habitual, sino que además podrían dejar alguna parte mínima suelta en el canal auditivo, y eso sería peligroso.


Colocación de los tapones de oído

El proceso de colocación de los tapones de oído es muy importante y todos los niños deben aprenderlo, al principio bajo la supervisión de un adulto y hasta que sean capaces de hacerlo bien por sí mismos. Pero, ¿cómo se debe hacer?

  • En primer lugar, hay que asegurarse de que las manos están limpias antes de coger los tapones de oído, ya que vamos a manipularlos y la higiene es muy importante.
  • Posteriormente, hay que dar forma a los tapones de oído con una o con ambas manos. Éstos deben tener una forma más fina y alargada para que puedan insertarse mejor dentro del canal auditivo, así que tendrás que enrollarlos.
  • Hay que abrir el canal auditivo todo lo posible, para ello puedes apoyarte en las manos. Con una mano puedes sujetar y tirar de la punta superior de la oreja hacia arriba mientras que, con la otra mano, colocas el tapón de oído que posea la forma predeterminada.
  • Posteriormente debes introducir los tapones de oído en el interior del canal auditivo. ¿Cómo? Presionándolos suavemente con uno de los dedos. Espera unos 20 o 30 segundos, el tiempo suficiente para que los tapones de oído se hayan expandido y se vuelvan a abrir dentro del canal auditivo adquiriendo su forma habitual. Hay que colocarlos dentro del canal auditivo de modo que éstos se queden fijos. La mayor parte de los tapones de oído debe estar dentro del canal auditivo, pero tampoco tienes que presionar demasiado ya que de lo contrario podrían llegar a obstruir el tímpano. Por tanto, la clave pasa por buscar el equilibrio.
  • Por último, comprueba que cada uno de los tapones de oído esté bien colocado. El modo de hacerlo es sencillo, lo primero que debes notar es comodidad, si alguno de los dos tapones de oído te molesta es que no está bien puesto. Además, tienes que hacer una prueba más que consiste en cubrir la parte superior de la oreja con las manos adquiriendo una forma cóncava, es decir, hueca. En este caso, si puedes hablar y escuchas los sonidos mucho más apagados, quiere decir que no se han sellado los tapones de oído correctamente, así que tendrás que retirarlos con cuidado (puedes leer con más detalle como extraerlos en el siguiente apartado) y repetir el proceso de colocación.

Extracción de los tapones de oído

Antes de extraer los tapones de oído de los canales auditivos, también es importante tener las manos limpias. La manera de extraerlas es simple, tan solo tienes que sujetar uno de los tapones de oído con los dedos y retirarlo del canal auditivo. El proceso debe ser suave para minimizar cualquier posible daño. Además, es esencial secar el oído posteriormente para evitar que la humedad provoque una otitis u otra infección similar.


Por tanto, aprender y adquirir estos hábitos para la salud auditiva es de vital importancia. Cualquier cuidado es poco y es importante ponerlo en práctica desde pequeños para que se convierta en una rutina. Conservar, colocar y retirar los tapones de oído puede prevenir diversas situaciones incómodas, además de graves problemas a medio plazo. Entonces, ¿por qué no realizarlo desde pequeños? Gracias a unos tapones de oído, practicar deporte en excelentes condiciones de seguridad es posible y saludable.