Problemas por no corregir tu audición a tiempo

Si tienes problemas de audición es mejor corregirlos a tiempo. Poniendo escusas no ganas nada y te perderás muchas cosas de la vida que no podrás disfrutar como es debido. .

En este artículo te contamos algunos problemas que puedes estar teniendo y que serán fáciles de corregir si acudes a tu médico y tomas cartas en el asunto. Así podrás mejorar tu audición y calidad de vida al mismo tiempo. No lo dejes para después y empieza a disfrutar ahora.


Oídos sanos

Artículos del Blog del Centro Auditivo Estaire

No corregir tu audición empeora tu calidad de vida

Muchas personas sufren algún tipo de deficiencia auditiva y se niegan en rotundo a corregir la audición por un motivo u otro. Entre las excusas más habituales están: «yo escucho bien», «no estoy sordo», «no me hace falta», «ya iré un día de estos», «no quiero llevar audífonos», etc. Sin embargo, este tipo de pretextos no ayudan en absoluto al paciente, sino más bien todo lo contrario. El ejemplo más claro es la disminución de la calidad de vida en diversos aspectos cotidianos.

Si una persona escucha con dificultades y no quiere corregir la audición, habrá muchas actividades propias del día a día que se perderá o que no disfrutará con la misma intensidad. He aquí solo unos ejemplos.


1. No escuchar bien en la calle

Si alguien te llama por la calle, es probable que no lo escuches. Esto puede resultar frustrante para la otra persona, sobre todo si desconoce tu problema de audición, e incluso se puede sentir ofendido. Por tu parte, ¡quién sabe qué te puedes perder por no responder a tiempo a dicha llamada!


2. Seguir una conversación con los amigos y familiares

Tampoco podrás seguir una conversación entre amigos o familiares con naturalidad. Si optas por la solución fácil, que consiste en preguntar o pedir constantemente que te repitan lo último que han dicho, puede resultar muy agotador para el resto de personas. Pero también para ti.


3. No escuchar bien en el cine

Cuando veas una película, no te enterarás de toda la información sonora: ya sea lo que digan los personajes o los elementos sonoros de gran relevancia para la trama. Con lo cual, el nivel de ocio puede ser menor al no ser capaz de asociar todo lo ocurrido.


4. No escuchar bien los oídos de la naturaleza

Sin corregir la audición, no podrás escuchar el cantar de los pájaros en una mañana primaveral o el oleaje del mar en un atardecer estival. Una sensación muy tranquilizadora, relajante y llena de paz.


5. Desventaja en juegos

Partirás en desventaja en muchos juegos en los que haya que estar atentos a algunas indicaciones sonoras. Desde el bingo, porque puede que no entiendas algún número o incluso que lo confundas y no lo marques bien en tu cartón; hasta cualquier juego de mesa o de cartas, como por ejemplo el mus, en el que malinterpretes la cifra apostada en cada una de las jugadas.


6. Confundir palabras

Confundirás muchas ideas y palabras que tengan una sonoridad similar a lo que se diga realmente. Esto implica diversas situaciones en la que se crearán muchos malentendidos.


7. Dificultad en seguir conversaciones en sitios de ruido

En un bar, en una discoteca o en un estadio deportivo, donde la comprensibilidad de una conversación es mucho más reducida por culpa del elevado nivel de decibelios, tendrás muchas más dificultades que los demás para seguir una conversación con tus amigos.


8. Dificultad en el trabajo

Podrían intentar engañarte o estafarte en algunos negocios. Si te piden una cantidad de dinero y entiendes otra superior, quizá decidan no darte la vuelta correspondiente porque se hayan percatado de esa situación y consideren que estás dispuesto a pagarla de cualquier modo y de buen agrado.


9. Dificultad al oír la televisión y radio

Si la deficiencia auditiva es muy grave, y te niegas a corregir la audición, no oirás bien todos los dispositivos electrónicos que haya en tu casa. La radio, la televisión, el teléfono, el despertador... Quizá optes por la vía rápida, que consiste en subir el volumen de todos ellos. Sin embargo, esto solo tendrá consecuencias negativas. En primer lugar para ti, ya que al obviar el problema y no querer corregir la audición, someterás tu oído a más decibelios y eso puede provocar un daño mayor. Y en segundo para tu familiares, compañeros de piso o vecinos, quienes se pueden sentir molestos porque pongas todo demasiado alto.


10. Peligros al circular por la calle

Deberás tener más cuidado cuando cruces la calle, ya que los riesgos de atropello son mayores. Cruzar un paso de cebra, aunque esté verde, sin corregir la audición, incrementa las posibilidades de que un vehículo arrolle a un peatón.


11. Dificultad a escuchar en un restaurante

Si vas a comer o a cenar a un restaurante con tus amigos, pareja, familiares, compañeros de trabajo o clientes, es probable que haya confusiones porque no entiendas bien lo que te digan. Esto se debe al ruido ambiente, que incluye cuando se chocan platos o cubiertos, cuando hablan en las otras mesas, cuando hay niños correteando por la sala, cuando está encendida una televisión o una radio... Todo ese tipo de factores te impiden entender bien porque interfieren en tu canal auditivo.