Soluciones a Problemas Comunes de un Audífono

¿Tú audífono tiene algún problema? Aquí te ponemos los problemas más comunes que puede tener un audífono para que los puedas detectar y solucionar lo antes posible. Además sabes que ante cualquier problema siempre puedes acudir a nuestro Centro Auditivo para que te lo revisemos. Te daremos siempre la mejor solución a tus problemas de audición.

Te lo contamos en este artículo.


Soluciones a problemas comunes de un audífono

Artículos del Blog del Centro Auditivo Estaire

Mantener tu Audífono en el mejor estado

Si utilizas un audífono para poder escuchar todo con mayor claridad en tu día a día, siempre cabe la posibilidad de que dé algún fallo técnico y no funcione. No obstante, como norma general esto no debería ocurrir, sobre todo si dicho audífono es de calidad, está prácticamente nuevo y lo has protegido con un buen mantenimiento desde el primer momento. En cualquier caso, si tu audífono falla, valora estas opciones para poder arreglarlo por ti mismo y antes de llevarlo a un centro de audición. Quizá la solución sea mucho más sencilla de lo que crees y puedas volver a escuchar perfectamente, como antes de que te enfrentaras al problema con el audífono.

Cuidar tu audífono

¿No escuchas el sonido del ambiente?

¿No escuchas el sonido del ambiente? Quizá sea porque tu audífono tenga el volumen programado al mínimo o esté sintonizado en un programa distinto al habitual. En ese caso, si tienes una deficiencia auditiva bastante grave, es totalmente lógico que no entiendas nada (si es una deficiencia auditiva leve quizá escuches algo, pero no seas capaz de descifrar qué). También puede darse la situación de que el audífono esté apagado. Se trata de un error con una solución muy fácil, pero que se da muy a menudo en la gente mayor. Asegúrate de que esto no es así, porque de lo contrario sería como si no llevases puesto tu audífono.


Comprueba que el audífono esté limpio

Comprueba que el audífono esté limpio. Una buena higiene es esencial para prolongar la vida útil de cualquier dispositivo electrónico. En ocasiones, se ensucia y se puede obstruir el canal de comunicación auditiva. Los motivos más frecuentes suelen girar en torno a una ligera capa de cerumen, que se ha ido acumulando con el paso del tiempo en el molde del audífono. Otro de los casos más comunes por los que la suciedad impide la correcta audición tiene que ver con el polvo. En estas situaciones, para limpiar tu audífono, utiliza un trapo seco y pásalo por el audífono con mucho cuidado para retirar esta suciedad.


Cuidar tu audífono

Comprueba el cable del audífono


No debes mojar el audífono

A lo mejor el cable del audífono está ligeramente torcido, taponado, enrollado o aplastado, por ese motivo no termina de hacer una buena conexión para transmitir los sonidos que se perciben. Esto ha podido ocurrir porque el audífono no se ha guardado correctamente en su estuche correspondiente o porque se ha quedado pillado, por ejemplo, con un cajón. Si se da esta situación, lo más recomendable es que trates de devolverlo a su posición natural con la mayor celeridad posible y, sobre todo, con mucho cuidado porque el más mínimo movimiento podría dañar el dispositivo. Si esto ocurre tráenoslo para que lo revisemos.


¿Se ha mojado el audífono?

¿Se ha mojado el audífono? El hecho de que se moje ligeramente el audífono y de manera puntual no debería afectar a su correcto funcionamiento, pero si esto ocurre de manera habitual o sucede una vez en la que se moje bastante, podría terminar estropeando el sistema técnico del audífono. Un audífono se puede mojar por culpa de la lluvia o por culpa del sudor; si esto ocurre, lo más recomendable es que lo seques de manera inmediata. Para ello, utiliza un trapo seco y frótalo con cuidado para no dañar el sistema. Y, en función de la cantidad de humedad, quizá debas ir un paso por delante y secarlo con el calor que genera un secador eléctrico o incluso dejarlo entre 24 y 48 horas en arroz para que los granos absorban toda la humedad acumulada.


Condensación en el tubo del audífono

En determinadas condiciones, se puede producir una condensación en la manguera del audífono, si esto ocurriera tendrías que extraer la manguera con mucho cuidado para posteriormente sacar las gotas que se hayan acumulado en su interior. ¿Cómo? Un remedio casero bastante común consiste en soplar por el tubo, eso sí, asegúrate de tener la boca limpia antes de manipular el audífono para no ensuciar el interior de la manguera.


¿Tiene pila el Audífono?

¿Tiene pila? ¿Y pila está cargada? En numerosas ocasiones se da el caso de que el audífono no funciona porque no tiene ninguna fuente de energía. Si no estás seguro de si el error radica en la pila o en el propio audífono, te recomendamos que pruebes a utilizar otras pilas en el mismo audífono y a intentar encender otros dispositivos con la primera pila. En este caso, sabrás perfectamente dónde está el fallo. Además de comprobar que la pila tiene carga, asegúrate de que está bien colocada y de que los polos se han conectado en la posición correcta.


Si ninguno de estos remedios es capaz de solucionar el problema de tu audífono, entonces acude a nuestro centro auditivo ya que somos especialistas en reparación de audífonos. Pero antes de pagar nada, comprueba que tu audífono esté en garantía o las condiciones que pueda tener tu hipotético seguro.